Blogia
cambiando de vida

política

Harta de las "revisiones de descuentos"

Estoy harta de que todas las reformas y todas las subidas vayan contra los mismos, contra los que las tienen que pagar siendo los que menos dinero disponen. Ahora han subido el metro de Madrid, que como sólo había subido de las 705 pesetas en el año 2000 a 9.30 € en el 2011, había que subirlo un poco más, que un 100% de subida en poco más que una década tampoco era para tanto, así que ahora pues una subida de 183%, casi triplicado el precio del billete en 12 años, ¿a quién le han subido eso los sueldos?.

Uy, perdón, ¿hablé de subida? Quise decir la revisión de descuentos (1, 2 y 3), de cuántos descuentos disfrutábamos, ¿verdad? Qué afortunadamos éramos.

Pues nada, muy bien, porque con esta subida, pese al precio de la gasolina, ya sale mucho más barata la gasolina que el metrobús o el abono. Y eso para ir a trabajar en coche solito, sin compartir, que la diferencia entre eso e ir apretado entre un montón de gente en hora punta también sólo la conocemos los mismos. Eso sí que es fomentar el ahorro, la ecología, el consumo responsable y todas esas ideas bonitas con las que se les llena la boca a todos, ¿pero no les dará vergüenza?

Y el que todavía lo ha hecho peor, aunque parecía imposible: Gustavo Samayoa Estrada, presidente de FUCI (Federación de Usuarios y Consumidores Independientes), ¿de verdad te parece técnicamente necesaria esta subida? Igual es porque no entiendo ese (ab)uso del técnicamente por lo que a mí, en vez de parecerme necesaria, me parece que vergüenza te debería dar, Gustavo, ¿de verdad a ti te han doblado el sueldo desde 2006 hasta aquí como a mí me ha pasado con el metrobús que utilizo para ir a trabajar? Dimite, sería lo más coherente dado que en teoría eres representante de los usuarios de metro, a los que está claro que no representas.

Harta estoy, o mejor dicho, hasta los ovarios, que me tienen harta de tanta palabra "bonita".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿a ti qué te parece?

Vamos a mezclar imaginación, pasado y actualidad.

Imaginemos que viene Hitler, por llamarle de alguna manera, de visita a España: Hitler es un jefe de estado alemán que era la cabeza del partido más votado en las elecciones de julio de 1932, con casi 14 millones de votantes y casi el 40% de los votos. Estamos en el siglo XXI, a 12 de agosto de 2011, pero imaginemos que sigue siendo el jefe de estado todavía.
La visita que viene a hacer a España no es en calidad de jefe de estado, sino que viene a dar unas conferencias a los seguidores de sus ideas. Imaginemos que este jefe de estado es famoso por sus ideas xenófobas y que tanto él como sus seguidores propugnan la desigualdad de derechos según raza, han rechazado las propuestas de la ONU de despenalizar el practicar esa religión o el ser negro en Alemania (1), y han soltado perlas del estilo:
"¿Le parece oportuno hablar de ’judaísmo’ a toda esa gente que está por quedarse sin empleo o que trabaja por horas y que no sabe ni siquiera lo que quiere decir esa palabra?" (1)
"El judaísmo o el ser negro perjudican a las personas y a la sociedad" (2)
"En tanto que seres humanos (los negros y judíos) merecen respeto (…) no debe ser rechazados pr esa causa. El respeto al ser humano es en todo momento fundamental y decisivo" "Pero eso no significa que el judaísmo o ser negro sea justo en absoluto. Sigue siendo algo que se opone a la esencia misma de lo que Dios ha querido en el origen" (3)

Si asumimos todas estas hipótesis ¿qué tal nos parecería que se les hiciese descuentos en alojamientos y transporte desde los organismos públicos españoles a la gente que viene a escuchar a ese "carismático líder"? ¿qué tal nos parecería que parte de nuestros impuestos fuesen para ellos en vez de para rebajarles el transporte y el alojamiento a esa gente que está sufriendo con la crisis? ¿y qué les parecería a los judíos y a los negros que residiesen en España que esa gente tuviese descuentos en los servicios públicos que ellos pagan?

Ahora otro caso, este es la cruda realida, sin imaginación: un jefe de Estado que ha sido elegido por una oligarquía de unos 120 ancianos, viene a España para presentar/presidir unos actos y no en concepto de jefe de estado. Ese jefe de estado y sus representantes internacionales, así como muchos de sus seguidores, defienden que los homosexuales no deberían tener los mismos derechos que los heterosexuales (matrimonio y adopción) y rechazan la propuesta de la ONU de despenalizar la homosexualidad (1) y sueltan las siguientes frases:

"¿Le parece oportuno hablar de ’género’ a toda esa gente que está por quedarse sin empleo o que trabaja por horas y que no sabe ni siquiera lo que quiere decir esa palabra?", subrayó (el Papa) (1)

La homosexualidad "perjudica a las personas y a la sociedad" (2, el obistpo de Tenerife)

"En tanto que seres humanos (los homosexuales) merecen respeto (…) no debe ser rechazados por esa causa. El respeto al ser humano es en todo momento fundamental y decisivo” afirma el Pontífice y luego precisa "Pero eso no significa que la homosexualidad sea justa en absoluto. Sigue siendo algo que se opone a la esencia misma de lo que Dios ha querido en el origen" (3, el Papa de nuevo)

Sí, estamos en agosto del año 2011 y estamos hablando de la visita del Papa a Madrid. Y yo me pregunto ¿qué tal nos parece que se les haga descuentos en alojamientos y transporte desde los organismos públicos españoles a los peregrinos que vienen a escuchar a escuchar a ese "carismático líder"? ¿qué nos parece que parte de nuestros impuestos fuesen para ellos en vez de para rebajarles el transporte y el alojamiento a esa gente que está sufriendo con la crisis? ¿y qué les (nos) parece a los homosexuales de España que se subvencione esta visita?

Espero que los dos párrafos obtengan la misma respuesta (así, por lo menos, sólo serían homófobos los racistas)

yo también quiero dejar de ser súbdita

Olé

artículo aquí

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

voy a ir (Puerta del Sol)

La Junta Electoral prohíbe las manifestaciones convocadas para el sábado por el movimiento 15-M en la puerta del sol. Es una pena, porque no voy a dejar de ir.  por varias razones:

-       Precisamente lo que pide este movimiento es conciencia y reflexión a la hora de votar y para nada hace campaña electoral, de hecho, cada persona que va allí piensa diferente, eso es lo bueno de este movimiento (y lo que dice la Junta es: “En los días de reflexión y votación nuestra legislación electoral prohíbe realizar acto alguno de propaganda o de campaña electoral”)

-       La Junta Electoral prohibió la manifestación del martes porque podía influir en la intención de voto, ¡en campaña electoral! ¡mientras hay mitines! ¡los mitines políticos sí intentan influir en la intención de voto!

-       Por eso, para mí, la Junta Electoral ha perdido toda credibilidad, yo no voy a una charla de un partido político, nadie me va a contar lo mucho que va a hacer por mí, voy a reunirme con un montón de gente para que, tanto nosotros como el resto de España, reflexionemos bien, despertemos y nos pongamos a pensar qué es lo que queremos.

-       Es el primer día que voy a poder dormir allí, porque el sábado no trabajo. Hasta ahora he ido y me he vuelto a casa a dormir, porque, en consonancia con cómo están las situaciones laborales para los jóvenes, yo estoy últimamente trabajando más de 10h al día por un sueldo de mierda. Sinceramente, las horas que me quedan libres quiero emplearlas allí y eso es lo que estoy haciendo.

-       La gente que hay allí se está comportando de una forma ejemplar, se puede hablar, la gente limpia, está unida por unas ganas de cambio y de implicación en la sociedad…

-       Estoy indignada con la situación política que vive mi país y el mundo.

Por cierto, yo ya he votado. Es lo que tiene el voto por correo, que hay que hacerlo en los días anteriores, nunca he tenido jornada de reflexión (vamos, siempre he tenido varias, e incluso todos los días desde las elecciones anteriores, me refiero a que los partidos han seguido con su campaña durante mi día de votación y después de él)

indignaos y manifestaos

Veo los vídeos (1 y 2) y leo los artículos y se me pone un nudo en la garganta.

Ayer la plaza de Sol estaba llena de gente, y espero que siga así estos días.

También había mucha policía, enfrente del reloj de Sol había unos 10 furgones y se veía a 34 policías nacionales y 14 municipales, puede que dentro o detrás de los furgones hubiese más.

Por una parte estoy muy emocionada con estas manifestaciones, por otra, no puedo evitar acordarme de las de la guerra, que también me emocionaron en su día, y lo poco (nada) para lo que sirvieron...

Sobre todo, no les votes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres