Blogia
cambiando de vida

Se acabó lo que se daba

Mi mundo ha cambiado y ya es irreversible. Todo empezó cuando me vine a trabajar a esta empresa y me di cuenta de que casi todo el mundo era muy conservador, y no sólo desde el punto de vista político, que ya me toca las narices lo suyo, sino también de la forma de vida, demasiado tradicionalismo que tengo que escuchar todos los días, ya hablaré de él en otro momento, pero estoy harta de oír hablar de bodas, de guarderías y hasta de cesáreas.

Pues ahora se casa una amiga mía, y yo estoy entre la alegría que me inunda y la mala leche que me desborda. No me lo quise creer cuando estaba tan ilusionada porque tenía un amigo que se casaba, el primer amigo que se casaba, y todo el mundo me decía que ya vería, que me iba a hartar, que las bodas iban a empezar a ser una detrás de otra y ya habían dado el pistoletazo de salida… pues tenían razón.

Yo me he querido empeñar en vivir en Nuncajamás y que mis amigos viviesen en el mismo país, esto último ya costaba lo suyo últimamente, pero quise seguir en la nube que tengo fuera del trabajo. Pero ahora… se acabó lo que se daba. Eso sí, me niego a asumir que en dos días todos a tener niños y a celebrar babyshowers. Bastante ha sido enterarme de que tengo una amiga que es de las que llevan soñando con su boda toda la vida y sabían desde siempre en dónde la querían celebrar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

eme -

Markitos: si no es que no quiera ir, si me hace ilusión y todo. El problema es que con la primera boda estaba contentísima y hasta muy ilusionada, iba a tirar la casa por la ventana, pero cuando me enteré de que tenía una segunda... el hecho de que sean dos ya no me ha hecho nada de ilusión y hasta me ha fastidiado las ganas de la primera. Aún así, sí que me apetece ir a las bodas de mis amigos, que yo no me quiera casar no quiere decir que a ellos no les apetezca, pero me da rabia que estoy ya sea un camino sin retorno...

Diego: A mí ya me ha llegado el pistoletazo de los entierros, se ha muerto la madre de un amigo mío (de hecho fue a lo que me refería con la noticia que una mañana me amargó todo el día, hace un par de meses) Y también fue todo un golpe.
Y sobre la política, pues será un tema escabroso, pero los de mi curro no se cortan ni un pelo para decirle a los demás que ellos que son padres tienen las horas muy ocupadas y no se les puede dar nada para hacer por las tardes en el trabajo, pero los que no tenemos hijos no tenemos nada que hacer cuando salimos de aquí, así que me temo que prefiero la política: por mucho que alguien me pueda decir algo con lo que no estoy de acuerdo, lo más probable es que no me sienta tan despreciada como con lo anterior.
En fin, demasiadas cosas que me han hecho replantearme mi edad en estos últimos meses, y sobre todo cómo quiero seguir "madurando" porque el camino que generalmente me muestran como el único posible no me parece ni único, ni saludable...

diegosego -

Siempre que entras por primera vez en el mercado laboral con tus 18-30 años, te encuentras con este choque generacional, duro, durísimo, de estar rodeado de gente con alfombrillas con la foto de su bebé, con quejas sobre el precio de los pañales, con discusiones sobre que el niño no me caga, no me mea y sobre todo no me deja dormir.

Yo también lo sufrí cuando entré a trabajar en mi primera oficina y es algo a lo que te acostumbras, sencillamente, pasando del tema (técnica markitos) pero después lo piensas bien y te das cuenta de que salen los temas porque es una realidad en la que se ve inmersa la mayoría de la gente, y es un tema común del que todos pueden hablar sin "discutir", no es un tema escabroso tipo política, que puede causar recelos y enfrentamientos, y no es una conversación sobre temas laborales que no te permiten desconectar.

En cuanto al pistoletazo de salida de las bodas, creo que es algo consustancial a la franja de edad a la que pertenecemos, según nuestra cultura heredada. (vaya frasecita, la virgen) Yo personalmente prefiero esta época de "proyectos" y "alegrías" que la que algún día nos llegará, la del pistoletazo de salida de los entierros.

Por cierto, soñar toda la vida con tu boda es un fiasco, porque una vez lo logras se acabaron las ilusiones, ¿y qué te queda?... divorciarte y casarte otra vez, vaya plan.
Yo, por ejemplo, siempre quise tener un Madelman 5000, y como no lo tendré nunca, no pierdo la ilusión...
Bienvenida de nuevo a tu blog

Markitos -

Pasa yo por aquí...las bodas no son para tanto, no vas y punto, que es lo que hago yo.

Respecto a los tradicionales, ignorancia (imitando su forma de pensar) y santaspascuas, que en tu cas luego haces lo que te venga en gana.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres